Fecha: 03/08/2020

CEREZA+i: “Innovaciones tecnológicas y agronómicas en cereza aragonesa para alcanzar mercados lejanos”

Actualmente España ocupa el cuarto lugar a nivel global en volumen de exportación (en torno a un 25-30% de su producción). La Unión Europea constituye el principal mercado internacional para las  las cerezas de Aragón y de España, que son transportadas por tierra o aire, en muy breve periodo de tiempo. Con este proyecto se pretende poner en valor la alta calidad de la cereza española como producto exportable a países fuera de la Unión Europea, como puede ser China, donde está creciendo de forma considerable el interés por este producto. El objetivo es llegar a estos mercados más lejanos por transporte marítimo para conseguir la mayor rentabilidad, en periodo de tiempo hasta el destino final de unos 30 días, manteniendo su calidad y vida útil.

 

       

 

CEREZA+i, es un proyecto de aplicación práctica del conocimiento generado por cada uno de los socios, cuyo ámbito de actuación está directamente relacionado con la esfera de la cooperación para la gestión eficiente de recursos naturales y de inputs, así como de la protección del medio ambiente.

El proyecto surge como una necesidad del mercado nacional actual, que demanda mayor exportación de productos debido a la elevada producción de cereza en nuestro país.

La excelente calidad del producto hace que sea demandado por mercados tan importantes como el asiático, cuya lejanía obliga a establecer nuevas estrategias agronómicas y de conservación además del uso de tecnología 4.0 para asegurar que el fruto llega en el mejor estado a su destino final (AKIS, Agricultural Knowledge and Innovation System).

El cultivo de la cereza, como el de otros frutales, se ve negativamente afectado por numerosos factores medioambientales que provocan sustanciales mermas económicas al sector. En particular, ejercen una gran influencia en la productividad y calidad del cultivo de frutales, así como en la estabilidad del rendimiento de una campaña a otra, lo que también supone cuantiosas pérdidas económicas, unidas al desprestigio del producto.

En el caso del cultivo del cerezo, es imperativo mantener un estatus nutricional óptimo, especialmente tras la recolección de la fruta, puesto que las reservas acumuladas en la estación en curso serán rápidamente transformadas en órganos vegetativos y generativos (raíces, brotes, hojas, flores y frutos) en la siguiente estación.

 

En este contexto, la nutrición mineral radicular es la vía natural de aporte de nutrientes a la planta. Sin embargo, en el cultivo de frutales, es preciso recurrir a la fertilización foliar localizada para asegurar un correcto equilibrio nutricional de todos los órganos de la planta, especialmente los de rápido crecimiento. Esta forma de aporte de nutrientes a la planta está asimilada a las actuales prácticas de cultivo y permite evitar deficiencias nutricionales de oligoelementos esenciales como Fe, Zn, Mn y Cu. En el caso del calcio, la nutrición foliar es obligada para el cultivo de fruta de hueso, de pepita y en otras especies hortofrutícolas. El Grupo del CSIC lleva años trabajando en esta vía y la esencialidad de aplicar esta metodología está suficientemente demostrada, especialmente en especies frutales leñosas.

En conclusión, es necesaria la implantación de prácticas agronómicas innovadoras en el cultivo del cerezo, en combinación con las utilizadas de forma convencional, con el objetivo de mantener el estatus nutricional e hídrico de la planta equilibrado y que permita mantener durante todo el año las reservas de elementos esenciales para asegurar la calidad de la futura producción, además de evitar el estrés abiótico (térmico, hídrico,…) que pueda sufrir el árbol tras la recolección y que puede interferir negativamente en la calidad de la producción en campañas posteriores. La optimización de estos factores permitirá al sector disponer de frutos de alta calidad y larga vida útil, lo que facilitará su introducción en los tan exigentes nuevos mercados.

   
 

Reunión de coordinación del Proyecto, celebrada el pasado día XX de junio de 2020.

 

 

Este proyecto se enmarca en la convocatoria de Grupos de Cooperación regulada por la ORDEN AGM/53/2020 dentro del marco del Programa de Desarrollo Rural para Aragón 2014-2020. Es una acción cofinanciada a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)

Este proyecto se enmarca en la convocatoria de Grupos de Cooperación regulada por la ORDEN AGM/53/2020 dentro del marco del Programa de Desarrollo Rural para Aragón 2014-2020. Es una acción cofinanciada a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)
El consorcio del Grupo de Cooperación está formado por 5 entidades, siendo dos socios beneficiarios y tres no beneficiarios (entre ellos dos centros tecnológicos):

•    CARDONA Y CELMA S.L.
•    PAINTEC S.L.
•    ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES “EL COMPROMISO”
•    ESTACIÓN EXPERIMENTAL DE AULA DEI (EEAD-CSIC)  
•    PARQUE CIENTÍFICO-TECNOLÓGICO AULA DEI (PCTAD) 

La figura de coordinador recae sobre ESTACIÓN EXPERIMENTAL DE AULA DEI (EEAD-CSIC).

 
     
     

 

Ficheros: