Fecha: 14/11/2018

Conservación del agua del suelo en pastizales naturales y cultivados de China

El contenido de agua en el suelo es uno de los factores clave en la sostenibilidad de los pastizales, tanto naturales como cultivados, y en la restauración vegetal en regiones de clima árido o semiárido. A su vez, la vegetación influye en los patrones espaciales y en la dinámica temporal del agua en el suelo, y esta influencia varía en función de las distintas especies. La alfalfa (Medicago sativa), uno de los principales cultivos forrajeros, presenta una fuerte resistencia al estrés hídrico, alto valor nutricional, buen sabor para el ganado, alta producción y mecanismos de tolerancia a la sequía; sin embargo, su cultivo continuado a largo plazo conduce a la desecación del suelo.

En dos recientes trabajos (Hydrological Processes, disponible online el 19 de octubre de 2018 ; y Water, disponible online el 29 de octubre de 2018 ) dirigidos por el Dr. Gao-Lin Wu (State Key Laboratory of Soil Erosion and Dryland Farming on the Loess Plateau, Northwest A&F University, Yangling, P.R. China ) y en los que ha participado el Dr. Manuel López-Vicente (Grupo Manejo del Suelo y Cambio Global, EEAD – CSIC ), se han estudiado diferentes aspectos del contenido de agua en el suelo en pastizales naturales y cultivados en dos regiones de China.

En el primer estudio (Hydrological Processes), realizado en una región montañosa árida del centro de China, se midió el contenido de agua en el suelo desde la superficie y hasta 300 cm de profundidad en un pasto natural (Stipa capillata) y en tres pastos cultivados (Medicago sativa, Agropyron cristatum y Caragana korshinskii) a lo largo de dos ciclos de cultivo y bajo condiciones de lluvia natural. El contenido de agua en el suelo en el pasto natural fue claramente superior al observado en los pastos cultivados, especialmente en los horizontes más profundos, debido a los diferentes sistemas radiculares y demanda de las cuatro especies. La mayor estabilidad temporal del contenido de agua en el suelo también se observó en el pasto natural, con mayor incidencia a partir de los 50 cm de profundidad.

En el segundo estudio (Water), realizado en un área alpina semi-húmeda del Tíbet, se evaluó el estado hídrico del suelo en campos de alfalfa con diferentes años de plantación (2, 4 y 7 años) frente a un cultivo control de maíz, desde las condiciones superficiales hasta 400 cm de profundidad. Los resultados muestran que los procesos de desecación del suelo se intensifican en los horizontes situados entre 250 y 400 cm de profundidad en los cultivos con 4 y 7 años de antigüedad. Además, en los campos con 4 y 7 años de cultivo continuado aparece un claro déficit en la capacidad de almacenamiento de agua. La compactación del suelo alcanza su máximo desarrollo en el campo más antiguo mientras que la máxima producción de biomasa se obtuvo en el cuarto año de cultivo, siendo esta última la edad recomendada como el óptimo periodo de cultivo, al combinar los aspectos de explotación y de propiedades físicas del suelo.

Ambos trabajos de investigación se enmarcan en las líneas de internacionalización y colaboración del Dr. López-Vicente con grupos de investigación de países asiáticos.

- Sun L, Huang Z, Cui Z, Lu R, Zhang R-Q, Liu Y, López-Vicente M, Ahirwal J, Wei X-H, Wu G-L (2018) Soil water depletion in planted alfalfa grasslands in an alpine pastoral area. Water 10 (11), 1538. DOI: 10.3390/w10111538

- Huang Z, Miao H-T, Liu Y, Tian F-P, He H, Shen W, López-Vicente M, Wu G-L (2018) Soil water content and temporal stability in an arid area with natural and planted grasslands. Hydrological Processes, DOI: 10.1002/hyp.13289

 

 

 

 

 
 
 
Water 10 (11): 1538, DOI: 10.3390/w10111538
Hydrological Processes, DOI: 10.1002/hyp.13289
     

 

 

 

Ficheros: