Fecha: 30/01/2019

La obtención de cebadas resistentes al cambio climático, objetivo de la Estación Experimental de Aula Dei-CSIC.

La investigación quiere garantizar el rendimiento de este cereal en los ambientes más extremos del futuro con una financiación de 1.383.966. Euros de la Unión Europea.

La metodología adoptada en GENDIBAR servirá para desarrollar enfoques similares en otros cultivos de cereales importantes en las áreas mediterráneas, como el trigo duro. 

 

Con el nombre de “GENDIBAR”, la Estación Experimental de Aula Dei-CSIC (EEAD-CSIC) inicia un ambicioso proyecto internacional, qué a través de la diversidad genética local, trabaja para adaptar la cebada a las difíciles condiciones que implica el cambio climático. Los socios de este proyecto aúnan prestigiosos centros de investigación italianos (coordinador) argelinos, alemanes, egipcios, tunecinos, turcos y españoles: EEAD-CSIC y la Universidad de Lleida.

La cebada es uno de los principales cultivos de la cuenca del Mediterráneo y GENDIBAR proporcionará nuevos conocimientos sobre la adaptación de este cultivo en relación con el cambio climático y los retos que este planteará a la agricultura mediterránea. Esta situación tendrá un profundo impacto en la productividad de las plantas y, en particular, en los cereales de invierno, que son estratégica y económicamente fundamentales.

 

Colección nuclear de cebadas mediterráneas

La investigación en su primera fase explotará los recursos en gran parte sin aprovechar de colecciones de germoplasma de cebada tradicional mediterránea mantenidas en Argelia, Egipto, España, Italia, Marruecos y Túnez. Todas ellas conformaran la "Colección Nuclear de Cebadas Mediterráneas” (MCC) de alrededor de 1000 entradas de cebada. El tamaño de esta muestra proporcionará una cobertura sin precedentes de toda la cuenca mediterránea y garantizará la base para análisis posteriores.

 

Investigación en la Estación Experimental de Aula Dei-CSIC

Las entradas de la MCC se multiplicarán en la Estación Experimental de Aula Dei-CSIC, donde se recolectarán y se extraerá el ADN de las plantas y se prepararán suficientes semillas para fenotipar (caracterizar las plantas) de estas entradas.

El Dr. Ernesto Igartua, investigador de la EEAD-CSIC, junto con el investigador Agostino Fricano del centro coordinador italiano, son los responsables de investigar la adaptación genética a los estreses climáticos típicos de los ambientes mediterráneos. Ellos serán los responsables de caracterizar genéticamente el panel de 1000 entradas identificadas a nivel molecular mediante genotipado por secuenciación. Se combinará la información de referencia geográfica de los lugares de recolección de las entradas de cebada con los datos climáticos de esos mismos lugares, para encontrar patrones de adaptación. Así mismo, en Italia se secuenciarán el ADN completo de 50 cebadas procedentes de zonas especialmente cálidas, para conocer cómo han evolucionado los genomas del cultivo en condiciones de altas temperaturas. El Dr. Igartua señala que -el objetivo es detectar asociaciones entre variantes genéticas y características bioclimáticas de los sitios de muestreo.

La universidad de Lleida colabora también en la investigación, realizando ensayos de campo a elevada temperatura con algunas de las entradas de cebada seleccionadas según sus genes de adaptación, para medir su nivel de resistencia.

 

Anticipándose al futuro

GENDIBAR aplicará modelos predictivos para examinar cómo afectarán los futuros escenarios de cambio climático a las zonas agroecológicas de los países mediterráneos, en términos de temperatura, precipitación mensual, concentración de CO2., y olas de calor. La investigación combinará modelos de simulación de cultivos junto con los escenarios de cambio climático para proporcionar nuevas hipótesis de mejores prácticas agrícolas personalizadas para las diferentes zonas agroecológicas del Mediterráneo.

 

La transferencia de la investigación, el legado de GENDIBAR

La transferencia de los materiales genéticos, conocimientos y tecnologías que se desarrollen junto con la divulgación son parte fundamental del proyecto, así se compartirá con obtentores, investigadores, agricultores y Pymes, los materiales y los datos genéticos y fenotípicos fruto de la investigación utilizando bases de datos disponibles públicamente. Todo ello contribuirá a valorizar la colección MCC, una de cuyas contribuciones será la puesta a disposición de las variantes genéticas responsables de la adaptación local, lo que permitirá a otros científicos mantener la mejora de la cebada actual y futura. También se realizarán diferentes acciones que van desde la creación de una página web del proyecto dirigida a una amplia audiencia, a actividades de difusión y comunicación personalizadas, además de la organización de mesas redondas para responsables políticos y científicos junto con presentaciones de los resultados del proyecto.